No hagas de tu hijo un niño llorón

Post image

Aunque cada niño es un mundo de personalidades y sentimientos inexplorados, los adultos somos la principal causa de un niño llorón.

No sólo porque somos sus modelos a seguir, sino porque también buscan diversas estrategias para hacernos entender lo que aún no saben expresar con sus palabras.

Si sales corriendo al rescate con el primer ¡ah! porque se ha caído o resbalado, NO aprenderá que todos los golpes no son dolorosos, ni son motivo de llanto, pero SÍ aprenderá que es suficiente para obtener toda tu atención.

No estoy diciendo con esto, que dejes a tu hijo por su cuenta como si fuera un experto en supervivencia, pero si desde pequeñito alentarlo a que puede resolver ciertos obstáculos.

A continuación, unos cuantos consejos:

1. Déjalo explorar el mundo a su propio ritmo: si está estrenando pasitos, ¡no lo frenes!. Ayúdale a encontrar formas seguras para explorar. Si tu casa no cuenta con alfombra, usa un tendido de cama, hojas grandes de foamy grueso o algún material similar que ayuden a amortiguar las caídas, o aun mejor, llévalo a un lugar con pasto; no pasará de un resbalón y un poco de frustración.

En vez de salir corriendo al rescate, anímalo con una voz tranquila y llena de amor ¡No te preocupes! no ha pasado nada e intentalo de nuevo Te aseguro que pintará una sonrisa en su rostro en vez de llanto.

2. Identifica el tipo de llanto: si tu hijo tiene unos cuantos meses, conserva tu voz calmada y busca el motivo del llanto (hambre, sueño, cambio de pañal, cólico, entre otros). Un bebé, sólo cuenta con el llanto como medio de comunicación, así que ten paciencia.

Si tu hijo es mayor de un año no es muy difícil identificar cuando llora por un motivo real (miedo, tristeza, dolor) y cuando es un lloriqueo. Llanto en compañía pataleta y gritos, son señales de que está aprendiendo cómo obtener tu atención de inmediato.

3. Piensa antes de actuar: Aunque no es un comportamiento fácil y rápido de corregir, busca la manera de hablar calmadamente con tu hijo -¿Te duele algo? - ¿tienes miedo? - ¿quieres un abrazo?- Si el estado emocional de tu hijo es imposible para la comunicación, déjalo llorar, y con un tono autoritario dile que atenderás sus necesidades cuando deje de llorar y gritar.

Siempre ponte a su altura (mirada con mirada) cuando quieras hablar con él, le darás una sensación inmediata de comprensión.

Poco a poco, comprenderá que los problemas se resuelven mejor a través del diálogo.

4. No te limites cuando el llanto es consecuencia de algo serio: muchas veces el llanto proviene de frustración, ¡elógialo!, sé ejemplo manteniendo la calma y mostrándole opciones de cómo puede superar su obstáculo.

Si no estabas mirando y de repente sale llorando porque se ha caído, mira dónde se está tocando, revísalo y atiende su golpe de acuerdo a la gravedad.

5. Paciencia, perseverancia y autocontrol: aunque no es fácil superar la etapa del niño llorón, sé consciente de tus reacciones. Si atiendes con gritos o extra-estimulación, terminarás alimentando este comportamiento.

Por supuesto, es muy difícil ver llorar a nuestros hijos, pero hacemos mejor enseñándoles a usar el diálogo, pues esta será una herramienta útil a lo largo de su vida.

Author image

Claudia Aguilar

Family time lover! Wife. Mother. Software Engineer. Drupal Consultant. App Developer. Cat Fanatic.

Subscribe to Email Updates